Tommaso Lonquich

Tommaso Lonquich

Aclamado como un «clarinetista formidable» (Mundo Clásico) y alabado por su «tono suntuoso» y por la «maestría y pasión de su música» (Oberon's Grove), Tommaso Lonquich es un clarinetista de cámara activo a nivel mundial.

Además de ser el clarinetista solista del Ensemble MidtVest, con base en Dinamarca, es también miembro de la Chamber Music Society del Lincoln Center de Nueva York. Ha tocado en las salas de música de mayor prestigio internacional (Carnegie Hall, Alice Tully, Suntory, Salle Pleyel) y es un invitado habitual de los festivales más relevantes, como los de Lockenhaus, Mecklenburg, Pacific, o Cortina. Ha colaborado con Pekka Kuusisto, Carolin Widmann, Nicolas Dautricourt, Sergio Azzolini, Umberto Clerici, Alexander Lonquich, Claudio Martinez Mehner, Jeffrey Swann, Ani Kavafian, y Gil Kalish, así como con los cuartetos de cuerda daneses Noûs y Zaïde.

Tommaso Lonquich suele tocar como clarinete solista con la Orquesta Leonore de Pistoia y con la Orquesta de Cámara de Mantua, y ha colaborado con directores como Zubin Mehta, Vladimir Ashkenazy, Fabio Luisi, y Leonard Slatkin.

Es el director artístico asistente del KantorAtelier, un espacio cultural vibrante basado en Florencia (Italia), que se dedica especialmente a la exploración de la música, el teatro, el arte y el psicoanálisis. Especialmente activo en el campo de la improvisación con el Ensemble MidtVest, Tommaso Lonquich ha impartido lecciones magistrales en la Juilliard School y colabora con artistas visuales, bailarines y compañías teatrales.

Ha participado en la grabación de numerosos discos con el Ensemble MidtVest y con Plural Ensemble (con sellos como DaCapo, CPO, Col Legno), así como en emisiones en directo de la BBC y otras radios en todo el mundo.

Tommaso Lonquich estudió en la Universidad de Maryland (Estados Unidos), y más tarde amplió su formación en la Escuela Superior de Música Reina Sofía (España), donde recibió de manos de Su Majestad la Reina Doña Sofía el Diploma al alumno más sobresaliente de su cátedra. Sus principales profesores han sido Michel Arrignon, Loren Kitt, Alessandro Carbonare, y Francois Benda.

1. ¿Cuándo estudiaste en la Escuela y con quién?

En enero de 2008 Diemut Poppen y Hans Jörg Schellenberger me invitaron a estudiar en el Instituto Internacional de Música de Cámara, que por aquél entonces estaba en Pozuelo. Aún no existía la cátedra de clarinete, así que los primeros meses me dediqué intensamente a la música de cámara. Unos meses más tarde, cuando la Escuela se trasladó a su actual ubicación en el centro de Madrid, pasé a estudiar clarinete con Michel Arrignon y Enrique Pérez Piquer, hasta que en 2010 dejé la Escuela en busca que de mis primeras oportunidades profesionales. Durante todo ese tiempo, conté con la orientación y la inspiración de un equipo increíble de mentores en música de cámara: Klaus Thunemann, Hans Jörg Schellenberger, Diemut Poppen, Ralf Gothóni, y los miembros del Cuarteto Alban Berg, entre otros.

2. ¿Qué es lo que más valoras de tu paso de por la Escuela?

Me parecía que era verdaderamente emocionante estudiar semana tras semana con músicos a los que había admirado desde niño, y las lecciones magistrales de los profesores visitantes me resultaban inspiradoras (algunas de las más memorables fueron las de Sergio Azzolini, Ferenc Rados y Leonidas Kavakos). También tuve la suerte de asistir dos años al Encuentro de Santander. El ambiente del festival de verano era muy estimulante, debido al intenso ritmo y a las oportunidades de compartir el escenario con los profesores. También tengo buenos recuerdos de algunos de los proyectos orquestales, como la Primera Sinfonía de Mahler, dirigida por Vladimir Ashkenazy.

En general, la posibilidad de pasar tanto tiempo en el escenario fue el principal catalizador de mi crecimiento musical. Uno de los momentos que recuerdo con más cariño fue tocar el concierto para clarinete de Mozart en una gira con la Orquesta de la Escuela, bajo la batuta de Gilbert Varga. El concierto que dimos en Madrid, en la gran sala del Auditorio Nacional, fue retransmitido por RTVE y a día de hoy es uno de mis recuerdos musicales más felices.

3. ¿Mantienes el contacto con tu profesor? ¿Y con tus compañeros? ¿De amistad o laboral? ¿Tenéis proyectos conjuntos?

Dado que fue mi principal profesor, Michel Arrignon ha tenido una gran influencia en mí, no solo en el aspecto artístico, sino también en el humanístico. Ha estado bien encontrarme con él en un par de ocasiones al viajar a París. Otros profesores son ahora compañeros de música de cámara, como Claudio Martínez Mehner y Sergio Azzolini, ambos colaboradores a los que encuentro verdaderamente inspiradores.

Al acabar mis estudios, entre mis primeras experiencias profesionales me enfrenté a varios proyectos que supusieron un reto, como por ejemplo las grabaciones con el Plural Ensemble bajo la dirección de Fabián Panisello.

La Escuela también influyó en mi vida personal de una manera sorprendente y maravillosa. Fue precisamente en Madrid donde conocí a mi novia, Irena Kavcic, que actualmente es flauta solista de la Orquesta de la Radio de Eslovenia, y quien en aquel entonces era alumna de Jacques Zoon y Aniela Frey. Como es natural, Irena y yo estamos encantados de colaborar en varios proyectos musicales cada temporada. Estoy seguro de que, en el futuro, irán surgiendo más colaboraciones entre los profesores y los antiguos alumnos. Justamente, este verano la viola Marion Plard, uno de nuestros amigos más cercanos de la Escuela, fundó su propio festival en Francia. Marion nos invitó a la inauguración a Irena y a mí, así como a otra amiga en común y ex alumna, la violinista Elena Rey Rodríguez. Fue una reunión musical muy especial, ya que estuvimos recordando los viejos tiempos de estudiantes en Madrid. Por supuesto, también disfrutamos de la estupenda comida francesa, particularmente de los quesos y el vino tinto.

4. ¿Qué aspectos te gustaría que el grupo de Antiguos Alumnos cubriera? ¿Cómo te gustaría seguir ligado a la Escuela?

Me parece que las primeras iniciativas del Programa de Antiguos Alumnos son muy prometedoras, aunque al vivir fuera de España no puedo aprovechar todas las oportunidades que ofrece. Lamenté no poder unirme a la celebración del 80 cumpleaños de Doña Paloma el año pasado, debido a que tenía un concierto ya comprometido de antes.

Irena y yo volvimos a Madrid hace unos meses y nos alegró mucho ver tantas caras conocidas y escuchar la estupenda música saliendo de las cabinas. Si es compatible con mi agenda, estaría por supuesto encantado de contribuir a la Escuela, por ejemplo, formando a algunos grupos de cámara o ejerciendo de mentor de algunos alumnos. También sería maravilloso reunirse con otros antiguos alumnos y profesores en el escenario del Auditorio Sony, quizás a través de un ciclo de conciertos dedicado a los antiguos alumnos de la Escuela Superior de Música Reina Sofía.

5. ¿Qué haces ahora? ¿Qué proyectos tienes a medio plazo? ¿Y a largo plazo?

Me siento muy afortunado por haber podido convertir mi pasión por la música de cámara en una profesión a tiempo completo, con más de ochenta conciertos cada temporada. Vivo en Dinamarca, donde soy clarinete solista del Ensemble MidtVest, un grupo de música de cámara internacional a tiempo completo, que consta de vientos, cuerdas y piano. Contamos con un amplio repertorio, y ofrecemos conciertos en Escandinavia y en todo el mundo. También soy miembro de la Sociedad de Música de Cámara del Lincoln Center en Nueva York, por lo que toco varios conciertos con ellos en Estados Unidos y en giras. Otra parte importante de mi vida profesional se desarrolla en mi país de origen, Italia, donde me invitan a varias sesiones y festivales, y donde soy primer clarinete con la Orquesta Leonore.

Al mismo tiempo, aunque mi agenda de conciertos no me deja mucho tiempo para dar clases, en ocasiones imparto lecciones magistrales. En el pasado he dado clase en la Juilliard School y en la Universidad de Maryland, y próximamente impartiré lecciones magistrales en la Manhattan School of Music y en la Universidad de Nueva York.

El año que viene cabe destacar que participaré en una gira por Estados Unidos y Canadá con la Sociedad de Música de Cámara del Lincoln Center, que haré mi primera aparición en el Wigmore Hall de Londres, conciertos con orquesta en Italia y Eslovenia, y varias grabaciones de discos, uno de ellos dedicado a la música de cámara de Mozart con Sergio Azzolini.

6. ¿Hay algo más que quieras compartir con nosotros y compartir con estudiantes actuales de la escuela?

Para mí, la Escuela fue un ecosistema estupendo en el que aprender, inspirarme, enfrentarme a nuevos retos y recibir orientación. Por todo ello, estoy muy agradecido a Doña Paloma, quien lleva trabajando sin descanso durante décadas para hacer realidad su visión, así como a todo el equipo de administración y a los profesores. Los jóvenes músicos que estén estudiando ahora en la Escuela pueden estar seguros de que se encuentran en buenas manos. Así que mi consejo sería que aprovechasen cada oportunidad que les ofrezca la Escuela, tanto académica como artística. Los mentores tienen mucho que ofrecer. A veces, sus perspectivas no coincidirán entre ellas, o bien puede que choquen con las de los propios alumnos. El desafío de incorporar toda esta información es precisamente una de las peculiares fortalezas de la Escuela: depende de cada alumno el destilar su propio espíritu musical de toda la riqueza artística que les ofrece un conjunto de profesores tan diverso. Es por esto que les diría: guardad todos los consejos, porque lo que no entendáis o no apreciéis ahora tendrá sentido en algún momento, aunque tengan que pasar varios años.

Y lo más importante. A lo largo de las muchas horas que pasaréis en las cabinas practicando, no olvidéis por qué lo estáis haciendo. Aseguraos de que siempre tenéis algo sincero, bello, lleno de significado y urgente que decir a través de vuestro instrumento. Al final del día, así es como podréis hacer música que todos queramos oír, tanto como espectadores como vuestros futuros compañeros.

*Esta entrevista tuvo lugar en octubre de 2017

¿Quieres saber más sobre Tommaso? Visita su página www.lonquich.com

¿Quieres escuchar a Tommaso? Puedes hacerlo visitando los siguientes enlaces:

Brahms, Quinteto para clarinete op.115 con el Quatuor Zaïde. En vivo en el Mantova Festival 2017

Saint-Saëns, Sonata para clarinete con Michael Brown, piano. En vivo en el Lincoln Center de Nueva York

Reicha, Quinteto para clarinete op.89 con el Amphion Quartet. En vivo en el Lincoln Center de Nueva York

 

 

<< Volver

En cumplimiento con lo establecido en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (LSSI), te informamos que este portal web acepta el uso de cookies. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. - Aceptar
Puedes cambiar la configuración u obtener más información en política de cookies.
Política de cookies +