• Portada
  • Canal Escuela
  • Clases
  • Miriam Fried: Beethoven - Violin sonata op 30/2 - I. Allegro con brio

Lecciones magistrales

Miriam Fried: Beethoven - Violin sonata op 30/2 - I. Allegro con brio

BEETHOVEN, Ludwig van

Sonata para violín y piano en do menor op. 30 núm. 2

I. Allegro con brio

 

Miriam Fried, profesora invitada

Jacobo Christensen Fabuel, alumno

Alina Artemyeva, pianista acompañante

 

La profesora Fried comienza la clase preguntando sobre el carácter primario de este movimiento: es dramático, así que la cualidad del sonido debe describir este carácter, y para ello debe emplearse el sonido y la dirección del movimiento. El drama lo tiene que crear el intérprete, las notas no lo tienen. En Beethoven, hay que tener en cuenta que las dinámicas tienen una función estructural importante, y el alumno debe emplearlas para acumular la tensión. La profesora también destaca la importancia de las armonías, y que éstas deben reflejarse en el sonido. El sonido no tiene por qué ser siempre agradable: si hay tensión, el sonido también debe reflejarla.

Respecto a los acordes, Fried recomienda no tocar tan fuerte aquellos que no van en el pulso, y trabajan la forma de atacarlos. Además, no son todos iguales y por ello es necesario conocer la armonía de la pieza que se está tocando, y más en Beethoven. Para conseguir acordes más brillantes, es recomendable tocar más cerca del puente y con un vibrato más rápido.

Más adelante, Fried menciona que el ritmo es más importante y vivo, y el acento debe estar hecho en proporción. La música está llena de alegría, no debe tener tanta seriedad. Después de ciertos comentarios sobre articulación, la profesora señala la importancia de disfrutar de la forma, como en un juego de arpegios y escalas, tocando en compenetración con el piano y haciendo contrastes dinámicos.

Después hablan sobre el concepto de la producción de sonido y Fried da algunas recomendaciones sobre arcadas y digitación. También comentan la relación entre tonalidades-colores, y la conexión entre emoción-movimiento: el movimiento del brazo debe traducir la emoción de la música. Por último, es importante saber explicar lo que se quiere transmitir para que la interpretación sea más adecuada.